Martín Menem: “No hay lugar para tibios, cualquier decisión en contra del DNU es hacerle el juego al kirchnerismo”

0
22
Martín Menen, presidente de Diputados (REUTERS/Agustin Marcarian)
Martín Menen, presidente de Diputados (REUTERS/Agustin Marcarian) (AGUSTIN MARCARIAN/)

Luego del rechazo del Senado que sufrió el DNU firmado por Javier Milei al inicio de su gestión, que aún sigue vigente y deberá ser analizado ahora por Diputados, el titular de esa Cámara, Martín Menem, lanzó una advertencia: “Acá no hay avenida del medio, no hay lugar para tibios; cualquier decisión en contra del DNU es hacerle el juego al kirchnerismo”.

“Un retroceso con el DNU sería hacerle el juego al kirchnerismo, ratificarlo sería dejarlos en el pasado”, señaló el diputado libertario. En este sentido, se manifestó optimista con relación al debate parlamentario y aseguró: “Se puede dar que esté el número para aprobar el DNU, hay más de 130, 135 diputados que creen que el contenido está bien y tienen la voluntad de ir hacia adelante”.

Menen, en diálogo con Radio Rivadavia, consideró que el traspié del DNU en el Senado fue algo “que se había podido prever” y completó: “Esperamos en Diputados a ver cómo se mueve la política, y si van en consonancia con lo que eligió la gente. Estamos cumpliendo el mandato que nos dio la gente”.

Con 42 votos en contra, 25 a favor y 4 abstenciones, el Senado rechazó el pasado jueves la validez del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que envió Javier Mileia las pocas semanas de asumir la Presidencia, con el objetivo de desregular la economía. Los votos negativos estuvieron repartidos entre Unión por la Patria y la oposición antikirchnerista, quienes – entre otros puntos- consideraron que la medida era inconstitucional.

Las cuatro abstenciones provinieron de la peronista cordobesa Alejandra Vigo, esposa del ex gobernador cordobés, Juan Schiaretti, los misioneros renovadores Carlos Arce y Sonia Rojas Decut, y el radical Maximiliano Abad. El marplatense fue el único referente de la UCR que se abstuvo, mientras que Martín Lousteau junto con Pablo Blanco Edith Terenzi votaron en contra. El resto de los correligionarios que integran la Cámara alta lo hicieron a favor.

Votación del DNU 70/23 en el Senado de la Nación, Buenos Aires, Argentina el 14 de Marzo del 2024.
Foto de la votación del DNU en el Senado (Prensa Senado) (Gabriel Cano / Comunicacion Senado/)

Para rechazar el decreto, en tanto, se unieron el Frente de Todos, legisladores responden a gobernadores anti K, algunos PJ disidente. El PRO y La Libertad Avanza apoyaron la validez.

Durante su discurso, el titular de la bancada de la UCR, Eduardo Vischi (Corrientes), reflexionó que rechazar el mega DNU “es una herida muy complicada desde lo político, un mensaje malo para el país”. En ese sentido, indicó: “Varios desconfían -del pacto de Mayo- y se habla de ganar tiempo. Ojalá no sea así. Necesitamos unir a los argentinos en un proyecto común. No se puede solo. Es el momento de apoyar”.

“Este DNU hace que suban todos los servicios y cada vez bajen más los sueldos de los trabajadores argentinos. Por derogar 82 leyes, reformar 300, modificar códigos de fondo, nuestro bloque va a votar en contra y pedimos de manera inmediata que -el Presidente- envíe los proyectos sobre estos títulos. Que deje de escracharnos, insultarnos y tenga respeto por el Poder Legislativo”, sintetizó el jefe del kirchnerismo en el Senado, José Mayans (Formosa).

Por su parte, el presidente del oficialismo, Ezequiel Atauche, cuestionó a quienes no apoyaron la prórroga de la discusión y enfatizó: “La realidad es que, cuando no gobiernan, no dejan gobernar. Lo que más les duele es que estamos haciendo las cosas bien. Los números nos dan y nos cierran”. Y finalizó: “Más poder para los argentinos es menos para la política. Eso asusta para los que están acostumbrados a los privilegios. El Presidente está haciendo lo que dijo que iba a hacer”.

“Ahora nos agarró un apego al republicanismo. Somos gendarmes de la Constitución”, fustigó el presidente del PRO en la Cámara alta, Luis Juez, al hacer uso de la palabra, y agregó: “Hoy aparece un señor con discurso horrible, pero la gente lo votó masivamente. Hizo lo que dijo que iba a hacer y ahora somos rigurosos examinadores de la Constitución. Yo no tengo nada que ver con este gobierno, pero la gente se expresó”.

Juez también felicitó a Villarruel, ya que, “a pesar de las presiones”, entendió el reglamento del Senado y se apegó “a las normas” relacionadas con convocar al recinto ante pedidos de sesiones especiales.

La cordobesa Alejandra Vigo, esposa del exgobernador del peronismo disidente Juan Schiaretti, apuntó a cuatro puntos en los que se encontraba “dispuesta a debatir”, como el “desarrollo de economías regionales; el tratamiento de leyes laborales y previsionales, que son desafíos importantes; el sistema de salud y, fundamentalmente, las reformas del Estado”. No obstante, rechazó tratar “a libro cerrado” los 16 capítulos del mega DNU y solicitó la abstención.